Archivo mensual: noviembre 2011

Del Viernes “Prieto” y de Otras Locuras Consumistas Boricuas

Multitudes aglutinadas en centros comerciales, filas kilométricas, motines, cabezas sangrantes, gas pimienta… penosamente hasta un muerto de un ataque cardiaco fue el saldo del famoso “Viernes Prieto” en la euforia consumista boricua del pasado viernes 25 de noviembre. Eran escenas dantescas, dignas de una comedia, mas tragedia que otra cosa, donde a uno no le quedaba más remedio que reír por no llorar. Las puertas de Best Buy en Puerto Rico dieron la vuelta al mundo por las cadenas internacionales de noticias cuando la gente se agolpó contra la puerta metálica que resguarda la entrada de  la tienda, mientras los más vivos “roleaban” por debajo de ella; otros “eñangotaos” entraron como pudieron, mientras se escuchaba la voz de uno que decía, mostrando aunque sea las últimas fibras de dignidad humana: “Oye, no empujen, no la aprieten, déjenla pasar que está embarazada”, ante la preñez de una obstinada  consumidora.

Lo más terrible es que estas filas no eran para buscar artículos de primera necesidad, ni nada que se le parezca, sino meramente artículos accesorios, cosas que aun que útile,s no definen la vida, la muerte o la superación de un individuo. ¿Se da cuenta de ello? ¿Se percata usted de la frivolidad del evento? ¿Será que jamás en la vida tendremos descuentos u ofertas para conseguir estas cosas? ¿Será que soy un exagerado? ¿Será que estoy totalmente fuera de perspectiva? ¿O no será que estas preguntas nos están informando de la triste realidad  que estamos viviendo? Penosamente, la humanidad, la dignidad, la cordura, la perspectiva, no sé, por Dios, el sentido común, no se compran en ningún anaquel o estante de una tienda.

Todo este frenesí  me hizo recordar hace algunos años atrás cuando el gobernador Aníbal  Acevedo Vilá, en una movida electorera, más que de sana política fiscal de gobierno, tras una tormenta que afectó a sectores marginales de Puerto Rico, otorgó 3 días sin IVU para efectuar compras con la intención de que los “damnificados” pudiesen reponer sus pérdidas. Mientras que  los verdaderos afectados por las inundaciones se encontraban en refugios y/o ocupados en la limpieza de sus casas, los “damnificados” de urbanizaciones de clase media y alta del área metro (cuyo nombre no hace falta mencionar) azotaron las mega tiendas en busca de artículos de “primera necesidad” como: laptops, plasmas, PSP, Wii, DS, Ipods, Ipads, todo sin IVU.

Pero el colmo de las desvergüenza estaba en aquellos que contentos, salían de las tiendas con carros cargados de enseres electrodomésticos y aparatos tecnológicos, pensando haber hecho una buena compra. Pero cuando hablaban de los métodos de pago acerca de dichos bienes, ¿a que usted no se imagina como lo habían adquirido? Pues los habían cargado a sus tarjetas de crédito, que algunas oscilaban entre un 20% – 30% de interés. Aun restándole un  7% del impuesto del IVU, por el amor de Dios, ¿que se están ahorrando?, si la longaniza del pago sería salda con suerte para el 2050, con la ayuda de Dios.

De esto se trata, de un consumismo irracional, rampante, de armas tomadas, a mansalva… a quemarropa, que erosiona nuestra calidad de vida. Estos ejemplos no concuerdan con la portada del domingo 27 del Nuevo Día: “El país grita por la falta de trabajo”.  Esto parecen 2 Puerto Ricos. Es como si no estuviéramos sintonizados en la misma pagina. Es como si sufriéramos como pueblo una bipolaridad y una negación de la realidad simultáneamente. Me pregunto, ¿cuál era el espectáculo del viernes? Tristemente, un circo con la medida artificial de adelantar el bono navideño, sin garantía alguna de que ese dinero se halla gastado con prudencia ante la difícil situación económica en la que vivimos. Esa es la realidad queridos amigos.

Un efecto devastador de los malos hábitos financieros es el hecho de gastar dinero plástico, esto es, tarjetas de crédito. El problema es que no parece real porque no lo vemos.  Este es el factor responsable de que la persona promedio gaste un 150% de sus entradas, o sea, un gasto de $1.50 por cada $1.00 que gana.  Lo que sencillamente lleva al individuo a un callejón sin salida, cuando ya no tiene más crédito para balancear la chequera y el presupuesto básico para su subsistencia. Ahí se acaba, la “isla de la fantasía” en que vive y se despierta  ala dura realidad.

Organizaciones como Debtscape, que orientan a los ciudadanos acerca del mejor manejo financiero nos señalan el siguiente ejemplo.  No es lo mismo pagar $280.00 con una tarjeta de crédito,  que con 2 billetes de $100.00 y 4 de $20.00 o retirar de la ATH 14 billetes de $20.00 y pagar cualquier artículo en efectivo. Usted sabe que es así; nos resulta más difícil desprendernos del efectivo que con tanto dinero sudamos para ganarlo. En los Estados Unidos solamente,  la deuda de tarjetas de crédito ha sobrepasado $800 mil millones de dólares.

El consejo bíblico nos habla de ser buenos administradores de nuestros recursos. De tomar conciencia que las deudas irresponsables son una forma de esclavitud. Y que el amor al consumo y al dinero es una fuente perniciosa de mal y no de bien:

Deuteronomio 28:12

Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

Proverbios 22:7

El rico se enseñorea de los pobres, Y el que toma prestado es siervo del que presta.

1 Timoteo 6:10

porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Ahora, esta no es una elegía a la pobreza. Con un sentido muy claro la Escritura también apoya una perspectiva de bienestar económico y favor de bonanza que se manifiesta en la recta administración de nuestros bienes y posesiones:

Deuteronomio 8:18

Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.

Josué 22:8

Y les habló diciendo: Volved a vuestras tiendas con grandes riquezas, con mucho ganado, con plata, con oro, y bronce, y muchos vestidos; compartid con vuestros hermanos el botín de vuestros enemigos.

Proverbios 22:4

Riquezas, honra y vida Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.

 3 Juan 1:2

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Finalmente, solo le pido que si este articulo ha sido iluminador para usted,  lo comparta con otr@s. Mi ilusión es que cada vez sean más los boricuas que escapen de la neurosis consumista y de las locuras que cada vez se viven con mayor aceleración en nuestra linda Borinquén.

Recuerda: “Si tienes metas y sueños, siempre se pueden llevar A Otro Nivel”.

Edwin Rivera Manso es presidente de A Otro Nivel Enterprises and Ministries. Durante más de  una década ha sido consultor y conferenciante internacional en el tema de liderazgo, además de un predicador vibrante del Evangelio. Es autor de varios libros y materiales de liderazgo. También es animador del  programa radial vespertino Cerrando el Día transmitido por Nueva Vida 97.7 fm en su natal isla de Puerto Rico. Actualmente es el pastor general junto a su esposa de la Iglesia Apostólica Renovación en el pueblo de Rio Grande; una iglesia innovadora que “te da ALAS para vivir A Otro Nivel”. Para mas detalles acceder a: http://www.aotronivel.com

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La Licuadora de las Quejas: Una Reflexión de Acción de Gracias

Por: Edwin C. Rivera Manso

Hace muchos años leí en el libro: Esta boca mía de Joyce Meyer, una ilustración que guardo conmigo y que creo muy útil en esta ocasión del año donde celebramos el Día de Acción de Gracias. Ella señalaba, “Si usted en una licuadora bate helado, frutas y merengue obtendrá un sabroso batido. Mas sin embargo, si en ella bate agua, tierra y gravilla de seguro obtendrá lodo. El problema no está en la licuadora, sino en lo que usted ponga dentro de ella” (paráfrasis del autor) .

En el estilo genial de Joyce, esta ilustración nos plantea, que parte de lo que veo y obtengo en mi vida está relacionado a la calidad de los ingredientes que pongo en ella. En una buena receta, lo indispensable son buenos ingredientes, sin ellos no se puede crear una delicia culinaria.

Creo que para poder desarrollar una vida que cultive la gratitud debemos verificar cuales son los ingredientes cruciales que están integrando nuestra receta vital. Preste atención, la INGRATITUD así como la GRATITUD se pueden convertir en estilos de vida, uno CRÓNICO y el otro ABUNDANTE.  Estas palabras: GRATITUD e INGRATITUD son antónimos, o sea, significan lo equivalentemente opuesto, y generalmente, también traen consigo una atmósfera que las rodea. Por lo general a la INGRATITUD están ligadas palabras como: NEGATIVISMO, PESIMISMO y QUJEAS.

¿No le parece que las personas que por lo regular no son agradecidas con lo que tienen y que no acostumbran a agradecer por lo que reciben como favores de otros son: generalmente egoísta,  presa de la envidia, tienen sus bocas ocupadas en quejas y críticas, además de cargar encima una nube negra de negativismo y unos espejuelos de pesimismo para ver lo que les rodea? Tal vez es un cuadro duro, pero usted sabe que es así. Usted conoce personas que responden a esta descripción.

Sin embargo, las personas agradecidas, gozan de virtualmente de todo lo contrario. Quien agradece de otros lo que recibe, generalmente tiene una actitud y una vivencia de mayor gozo. Quien cuenta sus bendiciones, tiene menos tiempo para fijarse en lo que le falta e invierte menos fuerza emocional en cargar pesos emocionales por lo que momentáneamente no está al alcance. Quien es agradecido abre caminos para recibir fuentes de gracia. Sin , quien es ingrato, reseca para sí, las fuentes de la bondad.

Esta semana aprovechemos para contar nuestras bendiciones. Tomemos espacio para hacer inventario de las cosas extraordinarias que tenemos. De seguro, nos veremos tentados a desviar nuestra mirada a nuestros dolores; y de seguro sabemos que puede haber crisis, pero en este tiempo el ejercicio será pesar y tomar en cuenta todas las cosas por las que podemos ser agradecidos. Este Día de Acción de Gracias decida contar sus alegrías, amistades, victorias, bendiciones, provisiones, buenos ratos, gratos recuerdos, etc… Decida seguir el consejo del apóstol Pablo quien nos exhorta en Filipenses 4:6 a que no estemos afanosos por nada, sino que sean conocidas nuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Por sobre todas las cosas tome el espacio para levantar una plegaria de gratitud a Dios quien es el Autor, Sustentador y Consumador de la vida, quien le ha permitido este día del que disfruta y de este espacio para tener delante de si esta maravillosa reflexión.

Si en tu vida hoy tienes lodo, ¡Cambia los ingredientes! ¡La licuadora no es el problema! Sino lo que decides batir dentro de ella. Hoy decide disfrutar del dulce sabor que deja a flor de labios un GRACIAS!!!!

Recuerda: “Si tienes metas y sueños siempre se pueden llevar a otro nivel”.

Edwin Rivera es presidente de A Otro Nivel Enterprises and Ministries. Por más de una década ha sido consultor y adiestrador para compañías nacionales e internacionales en el tema del liderazgo. Es un conferenciante internacional y un predicador vibrante del Evangelio cuyo ministerio pastoral y evangelístico le ha llevado a recorrer Latinoamérica y Estados Unidos.  Es co -autor del éxito de ventas junto a Héctor Millán “Lleva Tu Vida A Otro Nivel” (Editorial Norma) y “Transformación sin Límites” (Casa Creación). Es conductor de su programa radial A Otro Nivel Nights que se transmite Lunes y Miércoles de 7:15 – 9:20 pm por Nueva Vida 97.7 fm.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Decálogo para criar un delincuente

Pro 13:24  El que detiene el castigo, a su hijo aborrece;

 Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Pro 23:13  No rehúses corregir al muchacho;

 Porque si lo castigas con vara, no morirá.

 Pro 29:17  Corrige a tu hijo, y te dará descanso,

 Y dará alegría a tu alma.

Hace poco hablando con un amigo juez llegaron a nuestras manos estas irónicas sentencias del jurista español Emilio Calatayud, juez de menores en Granada, España. Si, leyó bien el título de esta meditación y de estas sentencias del honorable juez Calatayud: Decálogo para criar un delincuente.

Las mismas han sido escritas con una brillante ironía y con un sarcasmo punzante. Esta combinación les hace ser hirientes, pero son el reflejo de la preocupación que sentimos muchos cuando observamos el fruto de la crianza de nuestros padres hoy. Hoy con el consejo moderno de las autoridades acerca de la crianza de niños, en pro de ser amigos de nuestros hijos, hemos perdido a los padres.

Como pastor de jóvenes veo a una generación juvenil que esta hambrienta de relaciones paternas filiales. De padres que puedan guiar y discernir cual es el camino correcto para que guíen a sus hijos. Hemos devaluado sobre nuestros hijos  la autoridad que ejercían sobre ellos: los maestros, sus mayores, la familia extendida, líderes eclesiásticos, cívicos y comunitarios y como resultado tenemos jóvenes incorregibles que ni siquiera sus propios padres se atreven a disciplinar.

Ese no es el consejo, ni la instrucción que dejó el proverbista a su hijo para que alcanzara sabiduría. Recuerde que los Proverbios fueron un legado, que como una herencia de consejos, deja Salomón a sus hijos. El erudito bíblico Mathew Henry comenta que ellos tratan del conocimiento de la sabiduría, de la piedad con Dios, de instrucción y disciplina moral, de entender los consejos prudentes y sabios. Tratan del logro de la instrucción en sabiduría, la cual debe demostrarse en la conducta de la vida, y consiste en justicia acerca de nosotros mismos, juicio para obedecer los estatutos y ordenanzas de Dios y en equidad hacia nuestro prójimo. Dan al simple sagacidad para descubrir lo bueno, supliendo los principios justos y criterios correctos de virtud y vicio; y al joven dan conocimiento para que no cometa errores por ignorancia; y discreción para que al sopesar bien estos preceptos, no cometa tampoco errores por obstinación.

Mi deseo es que reevalúe la formación que esta dando a sus hijos. El proverbista afirma que: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige” (Pr.13:24). La corrección es un elemento importante para establecer límites, parámetros emocionales y locus de control en la vida de nuestros hijos. Quien no disciplina a sus hijos, esta sembrando para si calamidades y sinsabores. Así lo expresa el proverbista cuando señala: “Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma” (Pr. 29:17).

 Espero que estas sentencias del juez Emilio Calatayud le induzcan a reflexionar en el tesoro, pero también la responsabilidad que Dios depositó en sus manos al entregarle un hijo(a), del cual o de los(as) cuales algún día, también le llamará a rendir cuentas.

1) Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2) No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3) Cuando diga palabrotas, festéjeselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

4) No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

5) Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

6) Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

7) Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

8) Déle todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

9) Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

10) Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Tomado del website: (http://comunidadquijote.es.tl/Crear-un-delincuente.htm)

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized