Archivo mensual: mayo 2012

No hay “Espray”

El Hábito Motivacional de la Buena Lectura [Parte 2 de 2]

Por: Edwin C. Rivera Manso

Hace algunos años se lanzó una campaña publicitaria muy exitosa en Puerto Rico acerca de la importancia del uso correcto de nuestro idioma. Los comerciales televisivos hacían referencia a esos errores comunes de expresión generalizados al hablar y tenían un estribillo que decía: “Idioma defectuoso, pensamiento defectuoso”. Y, aunque algunos señalaron de clasista dichos anuncios, nos parece que este estribillo tampoco está tan distante de la realidad.

Una amiga me hizo llegar esta foto de un restaurante de comida rápida al que se le acabó la bebida gaseosa “Sprite” y el empleado(a) de turno colocó un cartelillo redactándolo en la forma en que lo ve en la foto. Puedo pensar, dando el beneficio de la duda, que fue una broma entre compañeros(as) de trabajo o una manera ingeniosa de llamar la atención del cliente, sin embargo, usted y yo sabemos que en nuestro día a día conocemos de personas que se expresan muy pobremente y de la misma manera escriben.

No hace falta nada más que prestar atención a nuestras redes sociales. Si usted es usuario de Twitter, Facebook, etc… Usted sabe que la gente escribe “barbaridades” no solamente en el contenido sino en la gramática, ortografía y redacción de lo escrito.

Durante mis años de universitario tuve la oportunidad de servir de tutor de Ciencias Sociales y Humanidades para el programa de Servicios Académicos Especiales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras. En este programa nuestra tarea era servir a estudiantes de: primera generación universitaria (papá y mamá no asistieron a la universidad), de escasos recursos económicos y/o comunidades no representadas en la población universitaria. Uno de los más grandes retos y en ocasiones frustraciones a los que los estudiantes se enfrentaban era descubrir que cognitivamente comprendían el material, pero tenían una seria deficiencia en el asunto de articular su pensamiento y ponerlo por escrito. En muchísimas ocasiones, los estudiantes luego de las sesiones de tutoría, se daban cuenta que lo que estaban escribiendo no articulaba de manera propia lo que ellos querían decir. Gracias a Dios, las experiencias de tutoría nos servían para interesarlos en la lectura, pues no había otra forma de ampliar su vocabulario y de brindarles las herramientas para una articulación mental, lingüística y escrita cabal.

La lectura promueve los siguientes beneficios[1]:

  1. La lectura da facilidad para exponer el propio pensamiento y posibilita la capacidad de pensar. En el acto de leer, se establecen conceptos, juicios y razonamientos ya que, aunque no seamos conscientes de ello, estamos dialogando constantemente con el autor y con nuestra propia cosmovisión.
  2. La lectura es una herramienta extraordinaria de trabajo intelectual ya que promueve el desarrollo de las habilidades cognitivas fundamentales: comparar, definir, argumentar, observar, caracterizar, etc.
  3. La lectura aumenta nuestro  bagaje cultural; proporciona información, conocimientos de diferentes aspectos de la cultura humana.
  4. La lectura amplía los horizontes del individuo permitiéndole ponerse en contacto con lugares, gentes, experiencias y costumbres lejanas a él en el tiempo o en el espacio.

Creo que usted ha comprendido bien lo que beneficia la lectura para nuestro crecimiento como seres humanos. Ahora, si la falta de lectura provoca lo que antes he mencionado, en el caso nuestros como creyentes, ¿No estaremos enfrentando un pensamiento defectuoso en torno a Dios y nuestra fe por la falta de lectura de la Biblia? Si ha seguido la línea de argumentación de este artículo, las conclusiones son lógicas, obvias y dolorosas.

Como profesantes del cristianismo el ejercicio de la lectura bíblica es fundamental para definir nuestra fe. La revelación especial de Dios al ser humano se dio a través de la persona de Cristo y mediante su Palabra. ¿Se imagina si no tuviéramos la revelación escritural?

1. Si Dios no nos hubiera provisto las sagradas Escrituras, no habría ninguna manera de conocer a Dios en su persona, esencia y carácter (o sea, de manera concreta, sólida y profunda) ni elaborar un sistema de estudios teológicos. La Biblia es la obra de la revelación e inspiración de Dios.

2. La Biblia nos provee un conocimiento fundamental de las obras de Dios.

3. La historia de la revelación nos provee un criterio: panorámico, interpretativo y pragmático de los tratos de Dios con sus criaturas.

Queridos hermanos y hermanas les animo a rescatar su lectura como pasatiempo, deleite, disfrute y pasión. Pero muy en especial, la disciplina espiritual de la lectura bíblica. Esta Palabra, como dice el redactor de la carta de Hebreos 4:12: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Aprópiese de este consejo y haga esta palabra suya.

Edwin Rivera Manso es presidente de A Otro Nivel Enterprises and Ministries. Durante más de  una década ha sido consultor y conferenciante internacional en el tema de liderazgo, además de un predicador vibrante del Evangelio. Es autor de varios libros y materiales de liderazgo. También es animador del  programa radial vespertino Cerrando el Dia transmitido por Nueva Vida 97.7 fm en su natal isla de Puerto Rico. Para mas detalles acceder a: http://www.aotronivel.com


[1] Las primeras 4 las puede buscar en nuestro pasado escrito del blog, la primera parte del articulo: Las mismas son tomadas del siguiente blog: http://marthaisarra.obolog.com/importancia-lectura-26904.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

El Hábito Motivacional de la Buena Lectura [Parte 1 de 2]

Por: Edwin C. Rivera Manso

¿Si leyéramos diariamente? A esa interrogante un educador mexicano respondió:

“Si los padres leyeran a sus hijos quince minutos cada día, si los maestros leyeran a sus alumnos quince minutos cada día –no para estudiar, sino por el gusto, por divertirse-, si lográramos fundar muchos rincones y talleres de lectura para niños, para jóvenes y para adultos, en todo el país, si consiguiéramos aumentar drásticamente el número de lectores auténticos en México. Produciríamos la más importante Revolución Educativa, cultural y social de nuestra historia”.

Felipe Garrido

 No solamente en México, en Puerto Rico y en el mundo entero. ¡Cuan importante es la lectura! La lectura no solo proporciona información (instrucción) sino que forma (educa) creando hábitos de reflexión, análisis, esfuerzo, concentración… y recrea, hace gozar, entretiene y distrae. Una persona con hábito de lectura posee autonomía cognitiva, es decir, está preparada para aprender por sí mismo durante toda la vida.

En esta época de cambios vertiginosos en la cual los conocimientos envejecen con rapidez, es fundamental tener un hábito lector que nos garantice tener conocimientos frescos, actualizados pues ello nos vuelve laboral y académicamente más eficientes y competentes en el campo laboral o académico.

Veo con mucha tristeza el menosprecio paradigmático de nuestras generaciones más jóvenes acerca de la lectura. Si hablaras con cualquier maestro de escuela secundaria escucharías la siguiente queja: “Dios mio es que esos muchachos no quieren leer, ni estudiar”. En una sociedad que privilegia el entretenimiento sobre el aprendizaje, podemos estar construyendo inadvertidamente un altar a la ignorancia y a una sociedad carente de los métodos lógicos y críticos para buscar la verdad.

Sé que usted ha escuchado estas frases:

“Yo no lo leí y pase con A”

“Yo me leí el compendio”

“Pero leer, ¿Pa’ que?

“A mi no me gusta leer”

“Ay es que me da sueño”

“Ay yo prefiero ver la película”

“Ese mamotreto”

“Me dices de que trata”

“Ay eso es un babaso”

Creo que estas frases repetidas y generalizadas dramatizan el problema sobre la falta de la apreciación de la lectura.

Quiero compartir algunas razones por las que deberíamos animarnos a ser buenos lectores. Son un total de 12[1], pero hoy veremos las primeras 4. No se pierda nuestras próximas columnas.

  1. La lectura ayuda al desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje. Mejora la expresión oral y escrita y hace el lenguaje más fluido. Aumenta el vocabulario y mejora la redacción y ortografía.
  2. La lectura ayuda al desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje. Mejora la expresión oral y escrita y hace el lenguaje más fluido. Aumenta el vocabulario y mejora la redacción y ortografía.
  3. La lectura nos permite aprender cualquier materia desde física cuántica hasta matemática financiera. No hay especialidad profesional en la que no se requiera de una práctica lectora que actualice constantemente los conocimientos para hacernos más competentes día a día.
  4. La lectura mejora las relaciones humanas, enriqueciendo los contactos personales pues facilita el desarrollo de las habilidades sociales al mejorar la comunicación y la comprensión de otras mentalidades al explorar el universo presentado por los diferentes autores.

San Jerónimo, dijo: “El desconocimiento de la Escritura, es desconocimiento de Cristo”. Para el Cristianismo es una destreza esencial el conocimiento de las Sagradas Escrituras. El Cristianismo, sobre todo, el protestantismo promovió una actitud de aprendizaje que pavimento el camino para la revolución científica e industrial. Nuestro deseo por la lectura bíblica y el discipulado abrió el camino para la formación de universidades en el siglo XII, instituciones que salieron de las escuelas catedralicias.

Para el creyente la lectura, instrucción y educación bíblica no es una opción, es una responsabilidad. Estas son las palabras del propio Jesús al respecto:

  • Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

Juan 5:39

  • Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho

Juan 14:26

Como dice el jíbaro puertorriqueño, “nunca es tarde si la dicha es buena”. Le animo a que se haga un lector voraz. ¡Hay tanto por saber y aprender! De mi papa aprendí, “Hijo, todo lo que quieras saber esta escrito”.Con este consejo me animo a buscar, a explorar a descubrir nuevos horizontes al iniciar el viaje y el reto educativo de transitar las paginas de un libro. Haga esa máxima suya y comience a leer hoy mismo.

Edwin Rivera Manso es presidente de A Otro Nivel Enterprises and Ministries. Durante más de  una década ha sido consultor y conferenciante internacional en el tema de liderazgo, además de un predicador vibrante del Evangelio. Es autor de varios libros y materiales de liderazgo. También es animador del  programa radial vespertino Cerrando el Dia transmitido por Nueva Vida 97.7 fm en su natal isla de Puerto Rico. Para mas detalles acceder a: http://www.aotronivel.com


[1] Las mismas son tomadas del siguiente blog: http://marthaisarra.obolog.com/importancia-lectura-26904.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El asunto, Es Entre Tu y Dios

Por: Edwin C. Rivera Manso

Uno de los principios que enseñamos como parte de las estrategias motivacionales en nuestros seminarios es vivir cultivando el Poder del Entusiasmo. Pero ante las pruebas, injusticias y sinsabores que trae la vida, muchos en ocasiones, nos desanimamos y hasta pensamos que es un ejercicio fútil vivir de dicha manera. Si usted es de los que piensa que su entusiasmo no puede nacer por las circunstancias que le rodean quiero compartirle la filosofía de vida de una de las mujeres más fascinantes del siglo XX.

Tal vez el nombre de Agnes Gonxha Bojiaxhu no le parezca conocido, pero el 10 de agosto de 1910 nació en  Skopje, Turquía, Madre Teresa de Calcuta. Si la epístola de Hebreos fuese rescrita en este siglo, en el capítulo once, donde se nombran los héroes de la fe, definitivamente habría una mención para esta heroína del cristianismo y de la justicia social.

Desde sus dieciocho años había servido a Dios como monja claustral; pero el 10 de septiembre de 1946 a sus treinta y seis  años de edad recibió un llamamiento divino para servir a los pobres y muy en especial, a los leprosos, de Calcuta. Dejando así su seguridad y sin miramientos acerca de lo que podría lograr el esfuerzo de una sola mujer ante la desigualdad e injusticia de su sociedad, se lanzó a las calles a cumplir con su misión.

Tan solo 2 años mas tarde, en 1948, el Papa Pío XII le concedió a la Madre Teresa permiso para dejar sus funciones como monja independiente y fundar una hermandad de mujeres que quisieran trabajar con los pobres, llamada Las Hermanas Misioneras de la Caridad. Ya en 1965 su impacto había sido tan poderoso que el Papa Pablo VI colocó a la congregación de las Misioneras de la Caridad bajo el control del Papado y autorizó a la Madre Teresa a expandir la Orden religiosa en otros países. Alrededor de todo el mundo se abrieron centros para atender leprosos, ancianos, ciegos y personas que padecen del SIDA y se fundaron escuelas y orfanatos para los pobres y niños abandonados.

Hoy el rostro anciano y arrugado de la vejez de Madre Teresa de Calcuta es uno de los rostros mas conocidos del planeta Tierra, aunque su deceso fue hace ya una década.

La filosofía de vida que llevó a esta mujer a lograr tan asombroso resultados fue, como decía ella, “vivir siempre entre Dios y yo”. Madre Teresa sabía, que ser amable, honesta y franca era exponerse a que otros tomaran ventaja de si, pero aun así decidió ser amble, honesta y franca. Que tal vez, a lo que dedicase años en construir, alguien en tan solo un parpadear podría derribarlo, pero aun así siguió construyendo. Que lo bueno que hacia alguien podría olvidarlo o ni siquiera notarlo mañana, pero a pesar de ello continuó haciendo el bien.

Madre Teresa supo, que darle al mundo lo mejor que tenia, podía ser que  nunca  fuese suficiente. Pero a pesar de ello continuo dando de si, cada día lo mejor. Siempre vivió sabiendo que el resultado de su esfuerzo nunca fue un asunto de ella y la sociedad, la iglesia, los demás, que siempre fue un asunto entre ella y Dios.

Un extracto del libro: Transformación Sin Límites, autores: Edwin Rivera y Héctor Millán. Consíguelo en tu librería cristiana favorita, o siguiendo este link: http://www.casacreacion.com/index.php/libros/categorias/inspiracional-motivacion/208-transformacion-sin-limites.

También  llamando al 787-637-4251 para pedidos y compra inmediata.

Edwin Rivera y Héctor Millán, A Otro Nivel

Edwin Rivera y Héctor Millán son los fundadores de A Otro Nivel Enterprises; una organización cuya misión es brindar herramientas para el crecimiento personal y profesional de cada individuo, provocando a éste a descubrir en su jornada por la vida la grandeza que Dios ha puesto dentro de si. Durante más de una década han impactado la vida de miles de personas en sus eventos motivacionales, además de su trabajo como consultores en el área de desarrollo personal para empresas de calibre internacional de Puerto Rico, América Latina y Estados Unidos a través de las conferencias, eventos y seminarios de A Otro Nivel Enterprises.

Han producido eventos con figuras de talla internacional como los mundialmente reconocidos y expertos en liderazgo, los doctores John Maxwell y Camilo Cruz. Han incursionado exitosamente en los medios de comunicación cristianos y seculares. Han sido coach de motivación para diversos reality shows de cadenas televisivas como: Univisión (Objetivo Fama) y Wapa América (Mujer Bonita), además de expertos en el área del desarrollo personal para radio, televisión y prensa. Son conductores de su programa radial A Otro Nivel Nights transmitido por Nueva Vida 97.7, la estación cristiana de mayor audiencia en su isla.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized